81-34. ACELERÓN TRAS EL DESCANSO PARA UN CIERRE CON BRILLO

El UBU – GJ Automotive se redimió frente a los suyos de las malas sensaciones de la pasada semana sumando una nueva victoria, la novena del curso. Un gran tercer cuarto (25-6) rompió el partido para las burgalesas que cierran esta primera parte de la temporada con el mejor balance de las últimas temporadas, lo que refrenda la sensación de crecimiento de cara a años venideros.

Antes, las universitarias encararán a partir de marzo la segunda fase de la temporada, en una lucha por la Copa, que lejos de ser descafeinada, es un acicate más para mantener el ritmo competitivo.

Las de Fernández iniciaban su choque en el Plantío algo faltas de acierto, tónica habitual en los partidos de casa. Las babiecanas, como el público que frecuenta las gradas, van entrando en calor con el paso de los minutos.

Las locales, con las ideas más claras en ambos lados de la pista y ante un rival con cierta pasividad, lograban las primeras ventajas (9-3) a mediados del primer cuarto, de la mano de una Sheila García que presionaba el balón y empujaba a sus compañeras a hacer lo mismo. Entre García e Hidalgo lograban birlar el balón a sus rivales en la primera línea, aunque no siempre conseguían resolver la acción en canasta. Solo algunos errores defensivos burgaleses y destellos individuales de las de Palencia mantenían a Filipenses enganchadas en el duelo con el 18-14 de final del periodo.

En la salida desde el banquillo, las visitantes planteaban una defensa zonal que no inquietó en exceso a las de rojo, dos triples, uno de Merino y otro de Silió ampliaban el margen en el luminoso a favor de las locales, mucho más lúcidas y chisposas que sus contrincantes. Tras un par de minutos de correcalles, las de casa, que comenzaban a ver aro con algo más de claridad, se iban al vestuario con 34-23, que a pesar de no dejar nada decidido, ponía justicia a lo que se estaba cocinando en la cancha.

El descanso actuó como lanzadera para el despegue burgalés, de la mano – y los brazos- de una Julia Salas que enlazaba dos triples con buenas acciones defensivas, logrando ampliar la renta local hasta el 42-26 en apenas dos minutos. La defensa alta – tanto en nivel como en líneas – unida a unos balances defensivos un tanto perezosos de las palentinas hicieron el resto, el partido se rompía sin remedio. El parcial de 18 – 0 con el que las de Babieca cerraban el tercer cuarto (59-29) no dejaba margen para la reacción visitante.

En el último cuarto, lejos de relajarse, las de rojo mantuvieron el nivel competitivo conscientes de que la temporada sigue. Las de Filipenses no parecían querer seguir peleando y las canastas iban cayendo sin poder evitarlo llegando al 81-34 del cierre.

Ficha técnica:

Universidad de Burgos GJ Automotive Babieca 81 (18+16+25+22): García (5), Merino (19), Hidalgo (16), Jimeno (6), Herrería (7) – quinteto inicial – Elvira (2), Silió (6), González (5), Benlloch (-), Arratibel (8), Rodríguez (1) y Salas (6).

Filipenses 34 (14+9+6+5): Sánchez M. (-), Redondo (6), Mederos (7), Sánchez S. (-), Bueno (12) – quinteto inicial – Pastor (-), Maté (4) y Moreno (5).

Cuartos: 18-14; 16-9; 25-6; 22-5.

Árbitros: Rodríguez y García. Señalaron 17 faltas al conjunto local y 21 a las visitantes. Eliminada Mederos por parte de Filipenses (minuto 40).

Próximo partido: las burgalesas terminan la primera fase con un balance de nueve victorias por otras tantas derrotas y a la espera de comenzar la segunda fase de la competición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.